Por primera vez desde que estalló el escándalo de corrupción en la FIFA, el presidente de la organización, Joseph Blatter, se pronunció sobre los hechos en los que ya hay detenidos siete de los 14 funcionarios de la FIFA acusados de corrupción.

Blatter dijo que no se le puede señalar a él como responsable del escándalo y que éste trae “vergüenza y humillación al fútbol”.

“Los acontecimientos de ayer han proyectado una larga sombra sobre el fútbol y sobre el congreso de esta semana. Las acciones de los individuos, si son probadas, traen vergüenza y la humillación al fútbol y requiere la acción y el cambio de todos nosotros”.

“Sé que mucha gente me ha responsabilizado de las acciones… de la comunidad de fútbol mundial, ya sea del lugar donde se va a celebrar el Mundial o de un escándalo de corrupción. Yo no puedo monitorear a todo el mundo todo el tiempo”, dijo Blatter en un discurso de menos de diez minutos para inaugurar el 65 Congreso de la FIFA.

“Si la gente quiere hacer el mal, va a tratar de ocultarlo. Pero debe caer sobre mi la reputación y el bienestar de nuestra organización y la responsabilidad de encontrar un camino para arreglar las cosas”, manifestó.

Agregó que “no permitirá que las acciones de unos pocos” destruyan la reputación de todos aquellos que trabajan duro por el fútbol. “Debo destacar que los corruptos en el fútbol son una minoría… Deben ser detenidos”, mientras que insistió que “esto [la corrupción] tiene que parar aquí”.

Suiza no descarta investigar a Blatter

La oficina del Fiscal General de Suiza se mostró dispuesta a interrogar a Blatter si fuera necesario, le dijo a CNN Andre Marty, portavoz de la fiscalía.

“Por el momento hemos decidido que vamos a empezar hoy a cuestionar primeras personas de forma voluntaria. Pero si necesitáramos más información, ya sea del presidente de la FIFA, o del secretario general, [la fiscalía] no dudará en pedir que vengan para proporcionar información”, dijo la fuente.