El número de muertos en Moore, Oklahoma, por un tornado bajó de 51 a 24, de acuerdo con una nueva información suministrada este martes por el médico forense tras revisar los cuerpos. Nueve de las víctimas son niños.
La esperanza de encontrar sobrevivientes es lo que mantiene a los rescatistas en Moore, Oklahoma, aferrados a continuar con sus actividades, donde una vez hubo casas y escuelas, tras el devastador tornado de categoría EF4 —la segunda máxima en la escala Fujita—.

Inicialmente se dijo que el tornado que pasó por el centro de Oklahoma este lunes había matado al menos a 51 personas, y se esperaba que la cifra aumentara, según Amy Elliott de la oficina del forense. No obstante el número se corrigió hacia el mediodía. En Oklahoma City se rescataron 101 personas.

El presidente Barack Obama dijo este martes que “nuestros pensamientos y oraciones están con la gente de Oklahoma hoy”, al tiempo que hizo un pedido para que los estadounidenses se vinculen y manifiesten su ayuda y solidaridad con las víctimas de la tragedia.

Obama ratificó la declaratoria de emergencia y prometió “toda la ayuda necesaria” para la recuperación de Oklahoma.
Al menos 20 de los muertos eran niños, incluyendo a siete de la Escuela Primaria de Plaza Towers en Moore, el sitio donde se centra la frenética búsqueda la madrugada de este martes.

Cerca de 75 estudiantes y personal se refugiaron en la escuela cuando el tornado cobró fuerza, informó KFOR, afiliada de CNN. La escuela estaba en la trayectoria directa de la tormenta.

Los padres de los sobrevivientes no podían creer la intensidad de la tragedia.
“Estoy sin palabras. ¿Cómo sucedió esto? ¿Por qué ocurrió esto?”, preguntó Norma Bautista. “¿Cómo le explicaremos esto a los niños? … En un instante, todo se fue”.

Al otro lado de Moore, incluso el hospital principal de la ciudad fue víctima del tornado.
“Nuestro hospital ha sido devastado”, dijo el alcalde Glenn Lewis. “Teníamos un centro médico de dos pisos, ahora solo tiene uno. Y no es ocupable”. Decenas de heridos tuvieron que ser trasladados a otros hospitales.
Al menos 145 personas fueron trasladadas a tres hospitales de la zona.

Esa cifra incluye a 45 niños que fueron llevados al hospital de niños en el Centro Médico de la Universidad de Oklahoma, aseguró el doctor Albrecht Roxie. Las lesiones van desde leves a graves, incluyendo empalamiento y lesiones por aplastamiento.

Las autoridades rescataron a 101 personas de entre los escombros en el área metropolitana de Oklahoma City, que fue azotada por un tornado el lunes, informó Terri Watkins, representantes del Departamento de Manejo de Emergencias de Oklahoma.
No es la primera vez

Una ciudad como Moore acostumbrada al paso de los tornados no imaginaba ver este tipo de devastación.
La localidad se recuperó del paso de un feroz tornado en 1999 que mató a seis personas ahí y decenas en la zona. Cuando ese tornado golpeó la zona, fue la más devastadora de la historia en términos de velocidad del viento, dijo el vicegobernador de Oklahoma, Tom Lamb.

Esta vez, el tornado de dos millas de ancho tocó suelo por 45 minutos.La cifra de muertos ha superado cualquier otra de la zona y se espera que suba.
“Nuestros peores temores se están presentes”, dijo este lunes Bill Bunting del Centro Nacional Oceanográfico de Predicción de Tormentas (NOAA por sus siglas en inglés).

La calificación preliminar de los daños creados por el tornado es de EF4, lo que significa que tenía vientos de entre 166 y 200 kilómetros por hora, según el Servicio Meteorológico Nacional de Estados Unidos.
Después de que el aullido ensordecedor de la tormenta asesina desapareció, los sobrevivientes de los kilómetros de destrucción, salieron de los refugios para ver un escenario apocalíptico, con los restos de coches retorcidos y amontonados unos sobre otros.

Muchos sobrevivientes de la ciudad parecían pasmados, incapaces de procesar la amplitud de la tragedia, dijo el reportero de KFOR Scott Hines.
Escondidos en refrigeradores

Hines dijo que los rescatistas encontraron a un bebé de siete meses de edad y a su madre escondidos en un cuarto de refrigeración. Pero ellos no sobrevivieron.
En el hospital devastado en Moore, algunos médicos tuvieron que esconderse en un congelador para sobrevivir, dijo Cordero.

Lando Hite, sin camisa y salpicado de barro describe la forma en que la tormenta azotó la granja de la familia Orr en Moore, tenía cerca de 80 caballos.
“Era como la película ‘Tornado'”, le dijo a la cadena KFOR. “Había caballos volando por todas partes”.
“Esto no ha terminado todavía”

El tornado también bloqueó las carreteras, las actividades de limpieza de escombros se complican y ha dejado incomunicada la zona.

“La gente está atrapada. Usted va a ver la devastación en estos días”, dijo Betsy Randolph, portavoz de la Patrulla de Caminos de Oklahoma, aunque no detalló cuántas personas queadron atrapadas.
Más de 38,000 habitantes de Oklahoma no tienen electricidad, de acuerdo con la compañía de energía local. La ciudad de Moore no tuvo agua potable durante toda la noche, dijo el alcalde.
Si bien la amenaza de tornados mortales va a la baja, el mal tiempo amenazó con atacar a más estados al este.

“También estamos preocupados por la amenaza de vientos que se han extendido”, dijo Bunting. “Esto aún no está terminado”, aseguró.
El presidente francés, Francois Hollande, expresó su dolor por las víctimas del tornado y destacó “movilización” de los ciudadanos para reponerse de “esta situación excepcional, con coraje y determinación.”
La canciller alemana, Angela Merkel, también envió sus condolencias al presidente Barack Obama. El papa Francisco pidió a todas las personas unirse en oración por los heridos y las familias que perdieron a un ser querido en la tragedia.