Los ricos se hacen todavía más ricos en Estados Unidos, y el 10% más rico controla tres cuartas partes de toda la riqueza familiar en el país.

La riqueza familiar de Estados Unidos fue de 67 billones de dólares en 2013.

Pero las rebanadas de pastel están lejos de ser iguales, de acuerdo con un informe publicado este jueves por la Oficina de Presupuesto del Congreso (COB, por sus siglas en inglés).

El 10% de las familias —aquellas con al menos 942.000 dólares— poseían el 76% de la riqueza total. La cantidad promedio de riqueza en este grupo fue de 4 millones de dólares.

El resto en el 50% superior del país representó el 23% de la riqueza total, con un promedio de 316.000 dólares por familia.

Eso dejó solo 1% del pastel total para la mitad inferior de la población.

El promedio que poseían las familias dentro de los porcentajes 26 al 50 fue de 36.000 dólares. Pero si entraban en el cuarto inferior,

tenían una riqueza de cero y, de hecho, tenían 13.000 dólares en deuda, en promedio, según las cifras de la CBO.

La edad y la educación hicieron una diferencia en la acumulación de riqueza.

Como era de esperarse, la riqueza fue mayor para los hogares encabezados por una persona de 65 años o más. La media de la riqueza de estas familias fue de 211.000 dólares o casi tres veces y medio más que la media de los hogares dirigidos por una persona de entre 35 y 49 años.

Por su parte, las familias lideradas por adultos con títulos universitarios tenían una riqueza media de 202.000 dólares, es decir, casi cuatro veces mayor que la de las familias encabezadas por alguien que solo tenía un diploma de escuela preparatoria.

25 años hacen la diferencia

Los cambios en la riqueza a través del tiempo también fueron muy desiguales en los distintos grupos.

Las familias en el percentil 90 vieron crecer su riqueza en 54% entre 1989 y 2013.

Los que están en el percentil 50 solo experimentaron un ncremento del 4% en el mismo periodo.

Y aquellos en el percentil 25 de hecho vieron caer su riqueza en 6%.

Es más, el 10% de las familias en la parte superior vieron crecer su parte del pastel de riqueza total desde dos tercios a más de tres cuartas partes durante el periodo de 25 años, mientras que todos los demás vieron reducirse su parte.

¿Qué fue medido?

El análisis de la CBO observó lo que llamó “riqueza comercializable”, que son activos que se negocian con facilidad y tienen valor después de la muerte de una persona (por ejemplo, bienes raíces, acciones, cuentas bancarias, planes de retiro 401(k) y participaciones en un negocio). A partir de esos activos se resta la deuda no hipotecaria (por ejemplo, préstamos, tarjetas de crédito, automóviles y estudiantiles).

Mucha discusión política se ha enfocado en la desigualdad de ingresos. El ingreso es crucial, pero no es la única parte de la ecuación de la riqueza. La recesión de 2007 a 2009, que afectó fuertemente el valor de las inversiones y de los bienes raíces, así como los empleos, arrebató una parte de riqueza a todos.

“Durante y después de la recesión, la riqueza disminuyó para todos los grupos y, para 2013, ningún grupo había recuperado su nivel previo a la recesión”, señaló la CBO.

Pero aquellos en la parte superior vieron su riqueza disminuir en menor nivel: 7% entre 2007 y 2013, en comparación con el porcentaje de pérdidas que fueron de tres a seis veces mayores para todos los demás.