El supertifón Haiyan, uno de los ciclones más fuertes registrados en el planeta, cruzó este viernes sobre la parte central de Filipinas, donde millones de personas siguen en peligro.

El tifón dejó devastación a su paso, inundando calles, derribando líneas de electricidad y torres de comunicación en muchas zonas. Hasta ahora se han reportado tres muertos, más de 100.000 evacuados y cientos de vuelos cancelados.

La tormenta afectó con ráfagas de viento tremendamente fuertes a Samar, una pequeña isla en las Visayas del Este.

Con vientos máximos sostenidos de 315 kilómetros por hora y ráfagas de hasta 380 kilómetros por hora, Haiyan es probablemente el ciclón tropical más intenso en tocar tierra en cualquier parte del mundo. Tomará más tiempo analizar la tormenta luego de su paso para establecer si se rompió algún récord.
Luego de golpear Samar, el tifón barrió con otras cuatro islas mientras comenzaba a perder fuerzas.

Maryann Zamora, una especialista de la organización World Vision, informó que el grupo “ha estado trabajando a través de muchos desastres, muchos tifones, pero este es diferente”.

“Este es el más fuerte que he sentido hasta ahora”, afirmó por teléfono desde la isla de Cebú.
Haiyan, conocido en las Filipinas como Yolanda, parece haber retenido mucha de su fuerza mientras cruza el archipiélago. Los últimos datos de satélite estimaban que tenía este viernes por la tarde (hora local) vientos máximos sostenidos de 295 kilómetros por hora, lo que sigue convirtiéndolo en el equivalente a un huracán categoría cinco.

Un video tomado en las islas muestra calles inundadas con escombros y láminas de metal volando por los aires.
El gobernador Roger Mercado, de Leyte del Sur, una provincia en las Visayas del Este, dijo este viernes por la mañana que todas las vías estaban bloqueadas debido a la caída de árboles. Aun es demasiado pronto para estimar el grado de devastación que dejó el tifón, afirmó.

“No sabemos la extensión del daño”, dijo Mercado. “Estamos tratando de estimarlo. Estamos preparados, pero esto es realmente un golpazo”.
El Consejo Nacional de Manejo y Reducción de Riesgos de Desastre informó por su parte que la navegación marítima se ha visto afectada en gran parte del país, y que más de 3,000 viajeros están varados en los puertos.

El tifón dejará las filipinas este martes y se dirigirá al Mar del Sur de China, en dirección a Vietnam.
La nubosidad de Haiyan cubría en un momento dos terceras partes del archipiélago, que tiene más de 1,800 kilómetros de extensión. Los vientos de tormen