Si los demócratas y los republicanos no se ponen de acuerdo sobre la forma en que el gobierno de Estados Unidos debe pagar sus cuentas, éste deberá cerrar el 1 de octubre.
En momentos en que la economía estadounidense finalmente está mostrando señales de vida, eso podría ser problemático.

Los últimos dos cierres (1995 y 1996) costaron al país 1.400 millones de dólares, de acuerdo con el Servicio de Investigación del Congreso.
¿Pero qué significaría el cierre del gobierno? ¿Cómo afectaría la vida diaria de los estadounidenses?
A continuación te mostramos algo de lo que podría ocurrir:

Diversiones cerradas. No podrías visitar parques (unos 368), zoológicos ni museos nacionales. Estarían cerrados.
Y si pensabas ir a Francia (o algún otro sitio) pero aún no tienes pasaporte, el trámite podría retrasarse, aunque el Departamento de Estado ha señalado que sus oficinas seguirán abiertas porque generan suficientes recursos para operar.
La basura. Si vives en Washington DC, espera a que se acumulen los desechos, pues no habría nadie para recoger la basura.
El presupuesto de Washington tiene que ser aprobado por el Congreso. No hay presupuesto para la ciudad = no hay recolección de basura.
Y, de acuerdo con The Washington Post, DC produce alrededor de 500 toneladas de basura cada semana.

El trabajo federal. No trabajarás si eres un empleado federal de Estados Unidos (a menos de que formes parte de “servicios esenciales”, como el de controlador de tráfico aéreo, o inspector de alimentos).
En cierres del gobierno previo, todos los que se quedaron en casa recibieron un pago retroactivo cuando regresó la paz a Washington.

El correo. El Servicio Postal de Estados Unidos sigue trabajando cuando ocurre un cierre, así que puedes esperar más correo basura.
Armas. Un cierre afectaría a la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos. Traducción: se retrasaría la entrega de permisos para obtener y portar armas.
Dinero. Si eres dueño de un pequeño negocio y necesitas un préstamo del gobierno, tendrías que esperar.

Si estabas pensando en comprar una casa y necesitas un préstamo federal, tendrías que esperar.
Los veteranos tendrán que revisar su buzón varias veces antes de que llegue el cheque.
Quienes están en la Seguridad Social, no se preocupen. Los pagos del Seguro Social fueron enviados durante el último cierre.
Impuestos. Si ocurre el cierre, tal vez puedas pensar: “Si el gobierno (de EU) no está operando, no hay necesidad de pagar impuestos”. Pero piénsalo bien. Se seguirán cobrando impuestos. Se seguirían emitiendo bonos estadounidenses. Y otras funciones bancarias esenciales continuarían.

La defensa. La buena noticia (para ti) es que los hombres y mujeres uniformados seguirán manteniendo al país seguro. Las malas noticias (para ellos) es que recibirán su pago cuando termine el cierre.
La ironía. Los republicanos quieren dejar sin fondos al Obamacare para financiar al gobierno. Pero la ley de sanidad en el centro de esta tormenta seguiría implementándose durante el cierre. Eso es porque sus fondos no dependen del proceso del presupuesto en el Congreso.