Restos del vuelo QZ8501 de AirAsia que estaba desaparecido fueron encontrados este martes, entre ellos tres cuerpos en las cercanías, dijeron las autoridades.

“AirAsia Indonesia lamenta informar que la Agencia Nacional de Búsqueda y Rescate de la República de Indonesia confirmó hoy que los restos encontrados son ciertamente del QZ8501, el vuelo que había perdido contacto con el control de tráfico aéreo en la mañana del día 28”, confirmó la aerolínea en un comunicado.

“Sentimos pena de estar hoy aquí, en estas circunstancias trágicas”, dijo el jefe de la aerolínea Sunu Widyatmoko. “Nos gustaría extender nuestras sinceras condolencias a la familia y amigos de las personas a bordo del QZ8501. Nuestras condolencias también están con las familias de nuestros queridos colegas”.

Tres cuerpos han sido localizados: dos mujeres y un hombre, dijo Bambang Soelistyo, jefe de la Agencia Nacional de Búsqueda y Rescate de Indonesia, citado por la agencia estatal Antara.

Los cuerpos no fueron identificados de forma inmediata.
Los hospitales de la ciudad indonesia de Surabaya se están preparando para ayudar en la búsqueda e identificación de los cuerpos que sean recuperandos de la costa de Borneo.

Bambang Sulistyo dijo que el descubrimiento se produjo cuando un equipo en un avión militar vio la sombra de un objeto que parecía un avión en el agua.
Las búsquedas adicionales ubicaron objetos flotantes que se cree que son los cuerpos de los pasajeros, y luego lo que parecía ser una salida de emergencia del avión.

Funcionarios enviaron a otros equipos de búsqueda a la zona.
Los escombros fueron encontrados en el Estrecho Karimata, a unas 110 millas náuticas al suroeste de la ciudad indonesia Pangkalan Bollo, dijo AirAsia.

El presidente de Indonesia, Joko Widowo, dijo en una conferencia de prensa este martes: “a los familiares, siento su pérdida, y todas nuestras oraciones son para que las familias encuentren fuerza y fortaleza durante este incidente”.

La noticia fue un golpe doloroso para los familiares de los pasajeros que habían estado esperando ansiosamente información en el aeropuerto de Surabaya, la ciudad indonesia donde el vuelo inició su viaje el domingo con 162 personas a bordo.

El avión transportaba a 155 pasajeros y 7 tripulantes. La mayoría de las personas a bordo eran indonesios. También había ciudadanos de Gran Bretaña, Francia, Malasia, Singapur y Corea del Sur.

Hubo escenas de angustia ya que las familias observaron una rueda de prensa en vivo sobre el descubrimiento de los restos y vieron el video de un helicóptero que bajaba a un buzo hasta lo que parecía ser un cuerpo flotante.

Algunas personas se desmayaron y varias camillas fueron llevadas a la habitación.
Los familiares se echaron a llorar, secándose los ojos mientras funcionarios repartieron pañuelos. Algunos estaban sentados con sus ojos llenos de lágrimas, con las manos tapándose la boca, o cabezas enterradas en sus manos. Otros tenían teléfonos contra sus oídos.
“Las palabras no pueden expresar cuánto lo siento”

“Mi corazón está lleno de tristeza por todas las familias involucradas del QZ8501”, dijo el CEO de AirAsia, Tony Fernandes, a través de Twitter. “En nombre de AirAsia mis condolencias a todos. Las palabras no pueden expresar cuánto lo siento”.

Dijo que estaba en camino a Surabaya.

La Agencia de Búsqueda y Rescate está desviando todos sus recursos a donde se encuentran los escombros, dijeron las autoridades. La zona está a unos 10 kilómetros de la última posición conocida del avión sobre el mar de Java, en la costa de la provincia indonesia de Kalimantan Central en Borneo.

Los buzos y barcos con equipos de sonar están siendo enviados al sitio, donde la profundidad del mar en el sitio varía entre 25 y 30 metros, dijo Sulistyo.
Barcos, aviones y helicópteros habían estado recorriendo el mar para encontrar el vuelo 8501, ya que se perdió en su camino a Singapur.

El Airbus A320-200 perdió contacto con el control del tráfico aéreo la madrugada del domingo poco después de que el piloto pidió permiso para virar y subir a una altitud más alta debido al mal tiempo, según las autoridades indonesias.

Preguntas sin respuesta

Las autoridades montaron un enorme operativo para encontrar la aeronave, tranzando una zona de búsqueda de unos 156,000 kilómetros cuadrados.
Aún quedan preguntas sin respuesta acerca de por qué el vuelo 8501 perdió el contacto con el control del tráfico aéreo y lo que sucedió después.

Algunos expertos han especulado que la aeronave podría haber experimentado una pérdida aerodinámica debido a la falta de velocidad o el vuelo en un ángulo demasiado agudo para obtener suficiente ascenso

Los analistas también han sugerido que los pilotos podrían no haber obtenido información de sistemas de a bordo sobre la posición del avión, o que la lluvia o el granizo de las tormentas eléctricas en la zona pudieran haber dañado los motores.

La clave para entender lo que pasó es probable que esté contenida en los registradores de vuelo de la aeronave.
“Hasta que tengamos las cajas negras, no vamos a saber lo que estaba pasando con los motores”, dijo Bill Savage, un expiloto con 30 años de experiencia.
“Iban a ser sus últimas vacaciones con su familia”

Los detalles han surgido acerca de algunas de las personas a bordo del avión.
La novia de Alain Oktavianus Siauw dice que estaba en camino al aeropuerto a recogerlo cuando oyó que el avión había desaparecido.
Louise Sidharta dijo que se suponía que Siauw estaba disfrutando de unas vacaciones en familia antes de que ambos se casaran. “Iban a ser sus últimas vacaciones con su familia”, dijo.

La página de Siauw en Facebook dice que vive en Malang, una provincia de Indonesia.
La desaparición del vuelo 8501 también agitó dolorosos recuerdos para las familias de las personas a bordo del vuelo 370 de Malaysia Airlines que se perdió del radar en el Mar del Sur de China en marzo.

Casi 10 meses después, los investigadores todavía están peinando confines remotos del sur del Océano Índico para cualquier rastro del Boeing 777 que tenía 239 personas a bordo.

“La falta de capacidad de cerrar las cosas emocionalmente es agotador”, dijo Sarah Bajc a CNN el lunes por la noche. Su pareja, Philip Woods, estaba a bordo del vuelo 370.

Cuando se supo la noticia de que otro avión había desaparecido esta semana, Bajc dijo “acabo de empezar a temblar”.