El gobierno de Barack Obama publica este viernes una guía que indica a las escuelas públicas que deben permitir a estudiantes transgénero utilizar el baño correspondiente a su identidad de género.

Una carta conjunta de los Departamentos de Educación y Justicia será enviada a las escuelas con indicaciones para asegurar que “los estudiantes transgénero disfruten de un ambiente escolar favorable y no discriminatorio”, dijo el gobierno de Obama el jueves.

El anuncio llega en medio de un acalorado debate sobre los derechos de los transgénero en las escuelas y la vida pública, en el que se incluye la batalla legal entre el gobierno federal y el estado de Carolina del Norte sobre la norma HB2 de este último. La guía va más allá del tema del uso de los sanitarios, y alcanza los derechos a la privacidad, registros educativos y las actividades deportivas, garantizando en todos los casos el derecho de los estudiantes transgénero a identificarse en la escuela como ellos decidan.

“No hay espacio en nuestras escuelas para la discriminación de ningún tipo, incluyendo la discriminación contra estudiantes transgénero en base a su sexo”, dijo la fiscal general, Loretta Lynch. “Esta guía provee a los administradores, maestros y padres de las herramientas necesarias para proteger a los estudiantes transgénero del acoso de sus compañeros e identificar y abordar políticas escolares injustas”.

La misiva no implica la aplicación de la ley pero el mensaje fue claro: alinearse o enfrentar la pérdida de financiamiento federal.

Los Departamentos de Justicia y Educación han dejado en claro en repetidas ocasiones que bajo su interpretación del Capítulo lX, la ley federal contra la discriminación en la educación, las escuelas que reciben fondos federales no pueden discriminar en base al sexo de los estudiantes, incluyendo el estatus de los estudiantes transgénero.

Organizaciones de la comunidad LGBT aplaudieron el anuncio, al que consideraron una validación de los derechos de los transgénero y un repudio a las llamadas “leyes del sanitario” que prohíben a la gente usar los baños que no correspondan con su sexo biológico.

“Este es un momento verdaderamente significativo, no sólo para los jóvenes transgénero sino para todos los jóvenes, ya que envía un mensaje de que todo estudiante merece ser tratado justamente y con apoyo por parte de sus maestros y colegios”, dijo Chad Griffin, presidente de la Campaña por los Derechos Humanos.

De acuerdo con la guía, las escuelas deberán permitir a los estudiantes transgénero utilizar los baños, lockers y otras instalaciones separadas por sexo que vayan de acuerdo con su identidad de género. Las autoridades escolares deberán identificar a los estudiantes con el nombre y pronombre que estos prefieran.

Los colegios no podrán exigir a los estudiantes que se practiquen exámenes o cualquier tratamiento médico, ni emitir ningún certificado de nacimiento antes de ser tratados de acuerdo a su identidad de género.