MAVEN, la misión no tripulada de la NASA para explorar Marte, entrará en la órbita del planeta este domingo por la noche, tras un viaje de 711 millones de kilómetros que recorrió en 10 meses.

La nave MAVEN –cuyo nombre formal es Atmósfera de Marte y Evolución Volátil,– ayudará a los científicos a discernir cómo el planeta cambió tan dramáticamente hasta convertirse en el que hoy existe. Será la primera misión dedicada a

estudiar la atmosfera superior marciana, clave para entender su historia, su clima y sus posibilidades de ser habitado.

“La evidencia muestra que la atmósfera de Marte actualmente es fría, seca, una donde el agua no podría existir en un estado estable”, dijo Bruce Jakosky, el principal investigador encargado de MAVEN durante una conferencia este

miércoles en la sede de la NASA en Washington.

“Pero cuando miramos viejas superficies, se ve que antes existía agua corriendo por ellas”, agregó. ¿Así que a dónde se fue el agua y dióxido de carbono del planeta? Jakosky señaló que MAVEN ayudará a resolver este misterio usando

sus instrumentos científicos para medir la composición y el escape de gases en la atmósfera marciana.

MAVEN estudiará la superficie de la atmósfera para determinar hasta qué punto la perdida de gas al espacio puede haber sido el mecanismo detrás del cambio climático, dijo Jakosky.

Aunque no será el único visitante que tenga Marte en las próximas semanas. La primera misión de India al Planeta Rojo, la Misión del Orbitador Marciano (MOM) llegará unos días después de MAVEN.

El director de la División de Ciencias Planetarias de la NASA, Jim Green, señaló que Estados Unidos e India están interesados en cooperar mientras sus naves recaban información sobre el planeta.

El cometa Sliding Spring, descubierto el año pasado, también está cerca de Marte y pasará a unos 130,356 kilómetros cuatro semanas después de que MAVEN llegue.