Este martes 4 de noviembre, en cuestión de horas, se decidirá el destino de los demócratas que están en peligro de desaparecer, de los republicanos vulnerables y del control del Senado mientras los electores acuden a las urnas para trazar el rumbo que tomará Estados Unidos en los próximos dos años.

La noche de las elecciones dará lugar a aclaraciones y confusiones. Por supuesto que habrá ganadores y perdedores individuales y se espera que los

republicanos conserven (o posiblemente aumenten) su mayoría en la Cámara de Representantes. Pero la gran duda es cuál partido controlará el Senado, detalle importante que influirá en gran medida en los últimos dos años de Obama en la presidencia.

Los republicanos necesitan ganar seis escaños para tomar el control del Senado y las cosas parecen estar a su favor.

En las casillas que abren en todo el país en este día de elecciones podrían surgir nuevas pruebas de que la animadversión a los contendientes que buscan la reelección trasciende a Washington, ya que esta noche se decidirá la suerte de varios gobernadores que se encuentran rodeados de problemas.

Mientras el polvo se asienta en las primeras horas del miércoles 5 de noviembre, la atención se centrará en las siguientes elecciones presidenciales y parlamentarias que se celebrarán dentro de dos años, siempre y cuando el control del Senado no dependa de recuentos y segunda vuelta electoral en Louisiana y Georgia.

Para guiarte durante la jornada, estos son los momentos a los que hay que estar atentos para entender una noche que puede ser tan abrumadora como emocionante.

Todo el día: Las largas filas, la escasez de las boletas en las casillas y los posibles llamados a la intervención de la autoridad judicial para mantener abiertas las casillas podrían contribuir a que el día de las elecciones sea caótico, confuso y frustrante.
Los horarios son del Este de EE.UU:

17:00 horas: Empezaremos a recibir los resultados de las encuestas de salida (sondeos que se hacen en determinadas casillas luego de las votaciones así como encuestas telefónicas entre millones de votantes).

18:00 horas: Las casillas empezarán a cerrar en Kentucky, en donde se celebrará una de las contiendas por el Senado más llamativas en estas elecciones intermedias. El líder republicano del Senado, Mitch McConnell, está enzarzado en una reñida batalla por la reelección con la secretaria de Estado, Alison Lundergan Grimes, una candidata en la que los demócratas depositan sus esperanzas para derribar al líder de la minoría.

19:00 horas: La atención se centrará en Kentucky y en Georgia, en donde los demócratas tienen oportunidades para recuperar el Senado. Si ganan en alguno de estos estados, se aliviará un poco la presión para los demócratas que estarán a la defensiva por el resto de la noche. La derrota de McConnell podría implicar un impulso psicológico para los demócratas, aunque las encuestas demuestran que en este momento de la contienda tiene una ventaja de un solo dígito.

En Georgia hay dos demócratas que esperan sacar provecho del legado político de su familia. Michelle Nunn, la hija del exsenador Sam Nunn, se postuló para ocupar el escaño que deja el senador republicano Saxby Chambliss. Jason Carter, nieto del expresidente Jimmy Carter, busca la gubernatura, trampolín de la exitosa candidatura presidencial de su abuelo.

Sin embargo, ambas contiendas están tan reñidas que se cree que podrían terminar en segunda vuelta si los candidatos no reciben más del 50% de los votos. Si esto ocurre, Carter se volvería a enfrentar con el actual gobernador, Nathan Deal, el 2 de diciembre. Nunn y su contrincante republicano, David Perdue, podrían volver a competir ante los votantes el 6 de enero.

19:30 a 20:00 horas: Las casillas de todo el país cierran a esta hora; en cuanto a la mayoría en el Senado, la atención se extiende a Nueva Hampshire y Arkansas. En Nueva Hampshire, las casillas cierran a las 19:00; la senadora demócrata Jeanne Shaheen se enfrenta al exgobernador republicano de

Massachusetts Scott Brown, en lo que resultó ser una campaña sucia. Las encuestas indican que la contienda está reñida y que si los republicanos ganan
sería devastador para los demócratas. Media hora después, las casillas cerrarán en Arkansas, en donde el senador demócrata Mark Pryor lucha contra el asambleísta republicano Tom Cotton. Arkansas es uno de varios estados en los que los republicanos tienen oportunidades de ganar.

A esta hora podríamos empezar a ver que la animadversión a los que buscan la reelección se extiende en los estados. Los gobernadores de cinco estados (Connecticut, Florida, Illinois, Maine y Pennsylvania) están en peligro de perder la reelección. Tal vez veamos que los republicanos recuperen la gubernatura en Massachusetts, estado profundamente demócrata que Mitt Romney gobernó alguna vez.

23:00: Cierre de las casillas del estado más poblado, California. Se espera que el gobernador, Jerry Brown, gane fácilmente la reelección.

01:00 horas: Las votaciones terminan en Estados Unidos conforme cierran las últimas casillas en Alaska. Dependiendo de lo que ocurra durante la tarde, la suerte de la mayoría en el Senado podría resumirse en quién gana la carrera entre el senador demócrata, Mark Begich, y su contendiente republicano, Dan Sullivan.