(CNN) — Cuatro extranjeros tomados como rehenes por militantes islamistas en una planta de gas en Argelia fueron liberados tras un operativo del Ejército argelino, informó la agencia estatal de noticias este jueves.

Se trata de dos británicos, un keniano y un francés, de acuerdo con el Servicio de Prensa Argelino. CNN no ha podido confirmar el reporte de manera independiente.
Antes, las autoridades de Argelia confirmaron una “operación en curso” para terminar con la toma de rehenes, la cual inició este miércoles, informó la Oficina de Exteriores de Gran Bretaña a CNN este jueves.

Al parecer, el secuestro es una consecuencia directa de la ofensiva francesa en el vecino Malí.
Medios estatales de Argelia reportaron que todos los argelinos tomados como rehenes habían salido; algunos escaparon y otros fueron liberados. Todos los que permanecen detenidos son extranjeros, de acuerdo con el ministro del Interior, Diho Weld Qabliyeh.

El gobierno de Argelia rechazó la demanda de los islamistas que tomaron a los rehenes de crear un paso seguro hacia Libia.
“Las autoridades no negocian, no hay negociaciones”, dijo Qabliyeh en un mensaje en televisión luego de confirmar las demandas este miércoles por la noche. “Recibimos sus demandas, pero no les respondimos”.

La instalación de gas de BP se encuentra a 60 kilómetros al oeste de la frontera con Libia, y a 1.300 kilómetros de la capital, Argel.
Los militantes afirmaron que realizaron la toma de rehenes en Argelia porque el gobierno permitió a las fuerzas francesas utilizar su espacio aéreo para atacar a islamistas en Malí.
Medios locales reportaron que los atacantes emitieron un comunicado en el cual demandaron el fin de la “brutal agresión contra nuestra gente en Mali”, y hablaron de una “intervención vidente de los franceses en Malí”.

Durante el ataque a la planta gasífera este miércoles, los secuestradores mataron a dos personas, incluido un británico, de acuerdo con el Servicio de Prensa Argelino. Los rehenes incluían ciudadanos estadounidenses, japoneses y británicos, de acuerdo con funcionarios de esos países que no especificaron el número de secuestrados.

“La situación en el sitio sigue frágil y sin resolverse”, indicó BP en un comunicado. “Grupos armados aún ocupan el sitio y retienen a varios miembros del personal”.
Los gobiernos de Japón y Estados Unidos enviaron a funcionarios a Argelia para recopilar la última información. En tanto, el de Irlanda señaló que había reportes de que uno de sus ciudadanos estaba implicado.

El presidente de Francia, Francois Hollande, reconoció la presencia de ciudadanos franceses en el sitio, pero no especificó si alguno había sido tomado como rehén.
El Departamento de Estado de EU indicó que aún trabaja para determinar cuántas personas fueron secuestradas. Los rehenes estadounidenses podrían ser hasta tres, dijeron funcionarios este miércoles.
Un intento de rescate por parte de Estados Unidos requeriría el permiso del gobierno de Argelia, que aún no pide apoyo, dijo un funcionario estadounidense a CNN este jueves.
El hombre detrás del grupo que se adjudicó la responsabilidad del secuestro es un militante veterano conocido por tomar rehenes.

Moktar Belmoktar, un argelino que perdió un ojo peleando en Afganistán cuando era adolescente, ha sido por mucho tiempo el objetivo de las fuerzas antiterroristas francesas. Fuentes libias afirman que pasó varios meses en ese país durante 2011, explorando la cooperación con otros grupos de militantes y asegurando armas.

Este miércoles, los atacantes señalaron que había “más de 40” secuestrados, incluidos siete estadounidenses, dos franceses, dos británicos, y otros europeos. Otro grupo islámico dijo a la Agencia de Noticias de Mauritania que había 41 occidentales.