Luego de la presentación del martes de dos nuevos iPhones y el tan esperado reloj inteligente, Apple le dio a la prensa y a algunos invitados especiales (entre ellos modelos, blogueros sobre moda y Gwen Stefani) un poco de tiempo supervisado para probar los dispositivos. Estas son nuestras primeras impresiones del Apple Watch.
Este reloj todavía está en construcción.

Parece que Apple aún está afinando los detalles de su nuevo reloj inteligente, el cual estará disponible a principios del próximo año, según lo programado.
En el gran salón de exposición blanco que Apple preparó especialmente para el evento, había filas del iPhone 6s y Apple Watches en exhibición. Si bien todos eran animados a tomar y probar los teléfonos, había un cuidadoso control en torno a la interacción con los relojes. Las unidades de demostración disponibles ejecutaban una pantalla y características circulares, así que no fue posible probar la pantalla táctil, los botones, los diales o la interfaz del usuario. Los empleados de Apple los colocaban en las muñecas de las personas, y también se los quitaban. (Probaron versiones en funcionamiento del reloj y demostraron unas cuantas características).
La empresa aún no ha dicho nada sobre las muchas especulaciones del dispositivo, como la memoria, la duración de la batería y la resolución de la pantalla. Las diferencias exactas entre los relojes de gama baja, media y alta tampoco estuvieron bien definidas. Detrás de escena, la compañía probablemente se está apresurando para afinar cualquier tipo de problemas con el sistema y hardware completamente nuevos.

¡Queda bien!

Un aspecto que podemos juzgar es la apariencia. Revelación total: mis muñecas son delicadas. Me he probado muchos relojes inteligentes y, hasta ahora, las correas y las caras de los relojes han sido exageradamente grandes y pesados.
Apple siempre se ha enfocado fuertemente en el diseño de sus productos, y ese legado realmente se deja ver en el Apple Watch. Existe un número sorprendente de opciones. Hay tres versiones del reloj con cara cuadrada, cada una con su propia selección de colores (incluyendo una orilla de oro real de 18 quilates). Todas están disponibles en dos tamaños (el pequeño es de 38 mm y el grande es de 42 mm), y hay seis estilos de correas.
Cuando me probé el reloj pequeño, en realidad me quedó como un reloj extra grande, pero normal. Parecía ser lo suficientemente liviano como para llevarlo puesto todo el día, y su forma era curva para quedar alineado con mi muñeca (necesario para que los sensores de ritmo cardíaco en la parte posterior funcione). Las bandas de plástico que se adaptan más a los deportistas podrían ser útiles para las sesiones de ejercicios, pero se ven un tanto corrientes. Las bonitas correas de metal y cuero se ajustan más a lo que encontrarías en un reloj de precio similar.

A primera vista, existe la posibilidad de que alguien confunda un Apple Watch por un cronómetro regular. Una vez le das una mirada más de cerca, es obvio que la pantalla cuadrada no es la cara real de un reloj. Por muy genial que sean las características, ese podría ser un factor negativo para los posibles clientes.

Una nueva clave

Este no es un teléfono en la muñeca. No puedes usarlo para redactar correos electrónicos. Si quieres tener comunicaciones detalladas, necesitarás tu iPhone (no te preocupes, ya lo tienes en el bolsillo porque lo necesitas para muchas de las características del reloj).

El tamaño de la cara del reloj hace que el uso de un teclado completo sea difícil, si no es que imposible (no se mostraron aplicaciones con teclado, pero eso no significa que no pueda surgir una más adelante). Para comunicarte desde tu muñeca, le dictas mensajes al reloj o lo utilizas como un walkie-talkie para chatear con otro usuario del Apple Watch.

Apple realmente espera que las personas elijan comunicarse utilizando lo que llama Digital Touch, una combinación de dibujos y vibraciones. Puedes hacer garabatos con la punta de tu dedo, tocar una serie de vibraciones o enviar tu ritmo cardíaco real. Esta clave podría convertirse en el próximo Emoji, o podría ser el Poke de Apple: algo divertido que las personas pueden hacer antes de olvidarse al respecto.
Tim Cook, el director ejecutivo de Apple, y otros empleados repetidamente utilizaron la palabra “íntima” para describir las características de comunicación del reloj. Quizá eso se deba a que solo alguien a quien conoces de forma íntima tendrá idea de qué quieres decir cuando le envías el dibujo de un pulpo y la línea de bajo de “Under Pressure”.
Dificultades con la energía

Apple no reveló cuál era la duración de la batería del reloj. Eso podría significar que la compañía está tratando de restarle importancia a la corta duración de la batería, o que aún está trabajando en los detalles técnicos y espera mejorarlos antes de la fecha de lanzamiento. Durante una demostración, un empleado de Apple dijo que la compañía esperaba que los usuarios cargaran sus relojes todas las noches.
Una forma de ahorrar energía es si solo enciendes la pantalla cuando volteas tu muñeca para verla. Pero sigue siendo una pantalla completamente a color con varios sensores. Sin un avance considerable en la tecnología de la batería, un funcionamiento de más de medio día es mucho esperar de un reloj inteligente.

El dispositivo no se carga de manera inalámbrica. Es necesario conectarlo a un cargador circular que se sujeta por medio de imanes a la parte posterior de la cara del reloj, algo muy parecido a los cables MagSafe de la MacBook. Ese cargador tiene un cable que se conecta a la pared.

Es un cargador patentado completamente nuevo. Si bien los imanes podrían hacer que conectar el reloj “sea más fácil en la oscuridad” como Apple promete, también implica agregar un cable más a tus cargadores. Y si cargarlo todas las noches es necesario, eso significa que deberás llevarlo contigo siempre que duermas en otro lugar.
Demasiado pronto para juzgar

Aún hay mucho que no sabemos sobre el Apple Watch. Para hacer cualquier suposición razonable sobre su destino, tendríamos que navegar por el sistema operativo, utilizar la pantalla táctil (que hace diferencia entre tocar y presionar), y probar la corona digital (un botón) al lado. Cook dijo que la hora era increíblemente exacta, pero ¿qué pasa con las varias mediciones de estado físico y ritmo cardíaco?

Además, está la cuestión de la demanda. ¿Los consumidores realmente están clamando por una pantalla de notificaciones, una tarjeta de crédito y monitor de estado físico en su muñeca, especialmente uno que dependa de tener un iPhone cerca? Los teléfonos inteligentes pueden hacer muchas de estas mismas cosas (especialmente con las características mejoradas de monitoreo de estado físico del iPhone).

Luego de que legiones de fanáticos de Apple y los primeros compradores lo utilicen, ¿estará dispuesto el resto de personas a cambiar su Casio por un Apple Watch?