Al menos 14 personas han sido rescatadas y 25 cuerpos han sido recuperados del naufragio del barco Eastern Star, reporta la agencia de noticias China CCTV.

Este miércoles después de que un crucero con más de 450 personas a bordo volcara en el río Yangtze, en China, los equipos de rescate están luchando para encontrar sobrevivientes.

La gran mayoría de las personas que estaban a bordo del buque sigue desaparecida, dejando a sus familias ansiosas de noticias.

El barco llevaba 458 personas y se hundió en medio de una tormenta la noche del lunes, a lo largo de un tramo del Yangtze que serpentea la provincia de Hubei, dijeron las autoridades.

Hay confusión sobre el número exacto de personas que iban a bordo del barco. Citando a las autoridades, los medios de comunicación estatales informaron de 456 y de 458 personas en el curso del martes y el miércoles.

El barco, el Estrella Oriental, se hundió la noche del lunes durante una tormenta a lo largo de la sección del Yangtse que fluye a través del condado de Jianli, en la provincia de Hubei, centro de China. El capitán y el jefe de máquinas, que se encuentran entre los sobrevivientes, fueron puestos bajo custodia policial para ser interrogados, según las autoridades.

Peinando el río

Los equipos de rescate que rastrean las contaminadas aguas del Yangtze se están centrando en tres tareas fundamentales, informaron medios estatales este miércoles.

Un equipo está tratando de cortar la parte del casco de la nave que quedó hacia arriba, sobresaliendo del agua. Otro hurga en los compartimentos sumergidos del barco. Y un tercero busca a lo largo del Yangtze personas que pudieron ser arrastradas por las corrientes.

Un buzo que encontró a un sobreviviente el martes hizo hincapié en la falta de visibilidad en el interior de los restos del naufragio.

“Nadé hacia atrás y adelante tres veces. Y en la tercera vez, sentí que alguien estaba allí por encima de mí,” dijo Dong Gwan a la emisora estatal china CCTV.

Los expertos dijeron que los buzos se enfrentan a un reto difícil y peligroso.

“Solo tratar de entrar en el buque va a ser difícil y mucho más tratar de explorar el barco”, dijo a CNN el capitán Gregg Baumann, director de buceo de la Armada de Estados Unidos.