El actor Robin Williams se ahorcó con una correa, según informó la policía en conferencia de prensa este martes, un día después de conocerse la muerte del comediante,

“La causa de su muerte fue asfixia por ahorcamiento”, dijo el oficial encargado de la rueda de prensa, citando los resultados preliminares del examen forense.

La vida de Robin Williams en imágenes

La policía local también llevará a cabo pruebas toxicológicas para determinar si había consumido algún tipo de sustancia antes de su fallecimiento, explicó el teniente Keith Boyd, del condado Marin en conferencia de prensa. Estos análisis se darán a conocer de dos a sesis semanas.

La asistente personal del comediante llamó a los servicios de emergencia locales a las 11:55 horas, cinco minutos después representantes de la oficina del sheriff y bomberos de la localidad llegaron a la casa. El actor fue declarado muerto a las 12:00 horas.

Boyd informó que el cuerpo de Williams no tenía señales de violencia, por lo que descartan que haya estado involucrado en una pelea. Fue transportado a la morgue de la oficina del sheriff del condado de Napa para un examen forense que se llevó a cabo la mañana de este martes.

“El resultado preliminar del examen forense reveló indicios de que su vida llegó a su fin por asfixia debido a colgarse”, dijo Boyd.

“La investigación de la oficina del sheriff aún no se ha completado, no se certificará la causa de muerte por varias semanas, cuando se termine la investigación y los resultados finales estén listos”, agregó.
Williams fue visto con vida por última vez a las 22:30 horas del domingo, momento en que su esposa se fue a dormir.

“No se sabe en qué momento se retiró el señor Williams a dormir pero a eso de las 10:30 de la mañana el 11 de agosto la esposa se fue de la casa pensando que aún dormía”, explicó Boyd. El actor estaba durmiendo en otro cuarto, agregó.

“La información preliminar desarrollada durante la investigación ha revelado que el actor estaba buscando tratamiento por depresión”, explicó.

El humorista fue protagonista de comedias como Patch Adams, Papá por siempre y El hombre bicentenario, basada en el cuento de Isaac Asimov. Su papel en la película Mente indomable (Good Will Hunting, 1997) le dio el Oscar como mejor actor de reparto.

El actor habló abiertamente durante su vida de los problemas que tenía con las drogas desde la década de los 70. En 2006 volvió a un centro de rehabilitación tras reconocer su alcoholismo y en 2009 sufrió problemas cardíacos.