El Senado de EE.UU. votó este martes para permitir el debate sobre una importante ley de reforma inmigratoria, dando comienzo a un arduo camino legislativo que enfrentará una férrea oposición conservadora.

Por amplia mayoría los senadores aprobaron el martes la moción para proceder al debate del histórico proyecto que incluye el camino a la ciudadanía de 11 millones de indocumentados, un plan que fue redactado por el Grupo de los Ocho y aprobado a finales de mayo por el Comité Judicial.

Horas antes, el presidente Barack Obama había reiterado su compromiso con la comunidad inmigrante en Estados Unidos al defender la aprobación de una reforma migratoria e instando a que se apruebe el proyecto que está en curso.