Como si la costa Este de Estados Unidos no hubiese tenido suficiente, la madre naturaleza seguira trayendo un invierno que ruge en serio.
Un sistema de tormenta masiva que terminó de golpear gran parte del sudeste de Estados Unidos llevó este viernes lluvia, aguanieve y nieve hasta Maine, enterrando parte del noreste del país bajo más de 30 centímetros de nieve, según el Servicio Meteorológico Nacional.

La caída de nieve causó que los tractores y los tráilers se accidentaran y provocó que las autoridades de Nueva York prohibieran el tráfico comercial en la carretera 84, tuiteó el Departamento de Transportación.
A las 21:30 (tiempo local) el área metropolitana de Nueva York estaba enterrada: El Servicio Nacional de Clima reportó 27 centímetros de nieve en el Bronx, 35 en Fairfield, Connecticut y mucho más en el este de Rutherford, Nueva Jersey, el hogar del reciente Super Bowl.

Y el fin no está cerca. Se espera otra ronda en la misma área durante la noche que llevará entre dos y siete centímetros de nieve por hora en algunos momentos y Massachusetts podría tener entre 35 a 60 centímetros de nieve antes de que la tormenta siga su curso.

Pero espere, hay más. Se predice que el sábado se forme un sistema de rápido movimiento medio oeste del país, que deje caer entre dos y siete centímetros de nieve, y luego se desplazará al noreste, donde se prevé sólo una escasa acumulación de nieve.

Para algunos, el problema no es únicamente que haya nieve: así es el invierno en el norte después de todo.
Es por eso que el alcalde de Nueva York Bill de Blasio inició su conferencia de prensa este jueves diciendo: “Bienvenidos a la tormenta invernal seis que durará seis semanas”.

Y como el gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, apuntó antes de la tormenta: “Este ha sido un invierno brutal donde realmente nunca se ha puesto cálido. El derretimiento natural de la nieve tampoco ha ocurrido”.

Al menos 16 personas han muerto debido a la tormenta. Tres de ellos en el condado Howard, Maryland, donde se sospecha que tres hombres sufrieron un ataque cardiaco mientras limpiaban la nieve, dijo el portavoz Mark Miller.
También hubo tres muertes en Texas y Carolina del Norte, incluido un hombre en un área rural debido a una rama caída. Y en Brooklin, Nueva York, una mujer embarazada murió después de ser golpeada por un pequeño tractor para quitar la nieve. Su bebé nació por cesárea en un hospital y se encuentra en estado crítico.

El número de clientes sin electricidad en la costa Este disminuyó de 625.000 el jueves a 489.000 la mañana del viernes.

También la mañana del viernes ya se habían cancelado más de 1.100 vuelos desde o hacia Estados Unidos. El sitio de rastreo de viajes Flight Aware reportó que unos 6.500 vuelos fueron cancelados el jueves.